Connect with us

Columnistas

HÉCTOR MOCTEZUMA DE LEÓN – CIRCUITO CERRADO: -¿Cuál conjura internacional?

Ninguna. El Movimiento Estudiantil de 1968 nunca tuvo el nivel de una
conjura para tratar de imponer el socialismo en México; eso fue un invento
de los conservadores de la época con el fin de hacer un favor al gobierno de
Gustavo Díaz Ordaz que por aquellos días tenía el gran compromiso de sacar
adelante los XIX Juegos Olímpicos cuya sede fue nuestro país.
México nunca estuvo al borde de una dictadura del proletariado, ni el
Movimiento representó el peligro de una guerra civil que desestabilizara al
país, con las consecuencias que eso acarrea. El Movimiento Estudiantil fue
utilizado para una disputa por la sucesión presidencial de 1970, en la que los
principales protagonistas fueron Luis Echeverría, entonces Secretario de
Gobernación; Alfonso Corona del Rosal, regente del entonces Distrito Federal
y el tamaulipeco, Emilio Martínez Manautou, considerado el mejor amigo,
dentro del gabinete de Díaz Ordaz.
Muchos de los dirigentes del Consejo Nacional de Huelga, (CNH) eran en
realidad agentes de gobernación bajo las órdenes de Fernando Gutiérrez
Barrios, por aquellos días, hace 51, director del la Federal de Seguridad el
brazo represor de la Secretaría de Gobernación, era el hombre en el que el
Secretario se apoyaba para estar muy bien informado sobre los
acontecimientos políticos del país en especial del movimiento de los
estudiantes y de izquierda.
La famosa conjura internacional fue un mero invento, desde el punto de vista
de la geopolítica, los Estados Unidos nunca iba a permitir que en su patio
trasero hubiera un régimen socialista, lo que no sucedió con Cuba y
posteriormente con Nicaragua, este último ahora propiedad de Daniel Ortega
Saavedra y su esposa y desde luego no de ideología socialista.
Echeverría en contubernio con el jefe del Estado Mayor Presidencial, Luis
Gutiérrez Oropeza, le crearon un escenario de conjura al presidente Díaz
Ordaz, que en el fondo fue la maniobra del inquilino de San Gerónimo para

ganarles la partida a Martínez Manautou y Corona del Rosal, lo que al final
logró. No hubo conjura como tal y la represión se dio cuando ya el
movimiento iba en caída libre. Luego se mantuvo un tiempo en la cárcel a los
dirigentes del CNH para legitimar la acción, conjura: la manga, a otro perro
con ese hueso.
++++++
Con su declaración a Televisa, el ex –gobernador de Veracruz, Javier Duarte,
se hizo el harakiri porque en Palacio Nacional se interpretó como que
revelaba de que tenía asegurada la protección del presidente Andrés Manuel
López Obrador y eso le molestó al tabasqueño, por lo que sí pensaba salir del
reclusorio en los próximos meses, tendrá que aguantarse un rato más bajo la
sombra…Con justa razón los estudiantes del Tecnológico corrieron a Felipe
Calderón, quien pretendía dar una conferencia en el campus estudiantil, sin
haber resuelto del caso de los dos estudiantes del ITESM, que fueron
acribillados por elementos del ejército durante su sexenio. ¿López Obrador
ya se quejaría con los padres de los encapuchados que se infiltraron en la
marcha para recordar el 2 de octubre de 1968, como lo dijo en la mañanera
de este miércoles? Por cierto, ¿por qué al Hotel Hilton Alameda le pusieron
un blindaje especial para protegerlo de los vándalos?
Circuitocerrado@hotmail.com @HctorMoctezuma1

Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Endirecto