Connect with us

Columnistas

Miguel Ángel Rivera – CLASE POLÍTICA: Leve castigo para un grave daño

– El reclamado “severo” castigo al consorcio Grupo México por el derrame de ácido sulfúrico en el Mar de Cortés – amén de muchos otros daños al medio ambiente – se convirtió en la clausura parcial de unas instalaciones de escaso valor y, por poco, las autoridades del ramo parecieron obligadas a recurrir   a la vieja fórmula de sometimiento ante los poderosos: “usted dispense”.

En efecto, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) anunció haber clausurado las operaciones de la línea de ácido sulfúrico que Grupo México mantiene al interior del muelle fiscal de Guaymas, Sonora.

El pasado 9 de julio la empresa Mexicana del Cobre, SA de CV, subsidiaria de Grupo México, dejó escapar, de acuerdo con su propio reporte, 3 mil litros de ácido sulfúrico que terminaron en aguas del mar de Cortés. Anteriormente, en agosto de 2014, otra sucursal del mismo poderoso consorcio, Buenavista del Cobre, derramó 40,000 metros cúbicos de contaminantes, en los ríos Bacanuchi y Sonora, en lo que se consideró el peor desastre de su tipo en México, con daños en el patrimonio y la salud de más de 25,000 personas de poblados ubicados aledaños. Esto sin contar con el desastre de la mina Pasta de Conchos, donde quedaron enterrados 63 mineros en febrero de 2006, los trabajadores y sus dirigentes atribuyeron el desastre a fallas en el mantenimiento, lo que provocaba la concentración de gases.

El director general de la Administración Portuaria Integral de Guaymas (APIGUAY), Abraham Larios Velázquez, confirmó que se trata de una clausura parcial. Los inspectores de PROFEPA pusieron los sellos de clausura poco antes de las cero horas del pasado viernes, pero la línea de almacenamiento y embargue de concentrado de cobre de Grupo México continuará operando.

Larios comentó que será hasta la próxima semana cuando las autoridades de la PROFEPA den a conocer si la clausura será de manera temporal o definitiva. Además de la clausura de la línea de almacenamiento de ácido sulfúrico, PROFEPA impuso a Grupo México una multa de 4 millones de pesos, cifra ridícula frente a las utilidades del consorcio, de miles de millones de pesos anuales. En el caso del desastre en Sonora, Grupo México fue obligado a pagar 2 mil millones de pesos para la reparación de los daños causados miles de sonorenses de aquella región.

El fin de semana anterior, organizaciones ambientalistas protestaron afuera de las oficinas de Grupo México en la Ciudad de México para exigir reparación por el derrame de ácido sulfúrico en el mar de Cortés. Exigieron que las autoridades sancionar a la empresa a la que consideran responsable de 22 ecocidios en el país durante los últimos 20 años.

La Cosecha

         También con retraso respecto a lo que se esperaba, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) por medio de su página electrónica informó haber entregado a la Secretaría de la Defensa (SEDENA) la llamada Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) correspondiente al aeropuerto de Santa Lucía, estado de México, el cual deberá sustituir al cancelado en la región de Texcoco.

El reporte responde al llamado del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien durante su gira de fin de semana por San Luis Potosí, pidió a la SEMARNAT dar respuesta al estudio de impacto ambiental de la futura terminal aérea, por ser un proyecto estratégico. La dependencia destacó en su información que el documento fue entregado a la SEDENA el pasado día 18, pero aclaró que no se habían hecho públicas sus conclusiones, pues se deseaba comunicarlas en primera instancia al Presidente de la República.

La llamada MIA fue elaborada por el Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México a petición de la SEDENA. El proyecto incluye la construcción de una terminal aérea que funciones como aeropuerto complementario al AICM para vuelos nacionales e internacionales de pasajeros y de carga.

En dicho documento se indica que el sistema ambiental en el área es “complejo”, con manifestaciones de “inestabilidad biológica, social y económica”, pues ahí ha habido un desarrollo desigual, pero también indica que se tendría un beneficio de desarrollo para la población, por la generación de empleo y derrama económica.

En cuanto al cerro de Paula, de 2 mil 625 metros de altura, que se consideraba un problema para la navegación aérea, en la documentación se reconoce que dicha elevación dificultaría las operaciones en una de las pistas, pero asegura también que es posible franquear dicho obstáculo.

         Lo que diga el Señor

         A un día de que termine el plazo para que termine el plazo concedido a México para que contenga a los migrantes que cruzan por territorio nacional para llegar a los Estados Unidos, la decisión final, como lo ha sido desde el arranque de este conflicto, queda en por del presidente de la vecina potencia, el multimillonario Donald Trump, pues los datos disponibles son escasos y variables.

         Por ejemplo, hay estudios que indican que México ha cumplido con creces, pues aumentó sensiblemente el número de personas procedentes de Centroamérica y otras regiones detenidas al entrar a territorio de México. Por el contrario, los reportes procedentes de la Unión Americana indican que es muy reducido el número de indocumentados detenido como parte de las grandes redadas anunciadas por el presidente Trump.

         De confirmarse estos datos, el mandatario estadunidense seguramente buscará a quien responsabilizar del fallo y, al respecto, no se puede olvidar que en materia de migración uno de sus “villanos” favoritos ha sido precisamente nuestro país.

         Por lo pronto, El ex director interino de la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) durante el gobierno de Barack Obama, John Sandweg, comentó que el plan de Trump pudo haber fallado porque el propio presidente avisó reiteradamente dónde y cuándo iban a haber redadas.

El hecho es que los comentarios del presidente de los EU han sido variables. En un principio señaló que serían más de un millón los deportados; luego dijo que pospondría las redadas dos semanas a petición de los legisladores demócratas, y a principios del presente mes volvió a realizar el amago. Sin embargo, ninguna organización en EU confirmó los operativos. Tampoco el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, quien el domingo pasado dijo que no tenía reportes de mexicanos detenidos.

Reportes procedentes de la zona fronteriza de Tijuana indican que durante el fin de semana no hubo deportaciones masivas. A lo más se registró la expulsión de unos 50 mexicanos, algunos de ellos con antecedentes de varias deportaciones anteriores.

En tanto, el Instituto Nacional de Migración (INM) reportó que hasta junio se repatriaron 21 mil 912 migrantes, lo que dejó un promedio diario de 953, 168 por ciento más respecto a las 356 deportados en promedio cada día entre enero y mayo. El número de deportaciones se incrementó desde abril 66 por ciento, cuando 14 mil 940 extranjeros fueron enviados a sus países de origen.

La mayor cantidad de deportados se registró en junio, al sumar 21 mil 912 casos.

El comisionado del INM, Francisco Garduño, recorrió ayer la frontera de México con Belice, la zona de Río Hondo y los puentes Subteniente López y Chactemal, con el objetivo “de consolidar un migración ordenada, segura y regular”. La dependencia informó que la solicitud de Tarjetas de Visitante Regional (VTR) en este cruce aumentó en lo que va de este año.

         A todo lo anterior se debe agregar la visita del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, para reunirse con el titular de la Secretará de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard. Este encuentro ocurrió justo un día antes de que termine el periodo de 45 días concedido por Trump para que México aumentara los controles sobre los migrantes. De no hacerlo, las exportaciones de nuestro país serían “castigadas” con aranceles que empezarían con el cinco por ciento de su valor y luego aumentarían gradualmente.

         Pompeo reconoció los resultados de las acciones puestas en práctica por México para disminuir y regular el flujo de migrantes centroamericanos.

«En materia migratoria, el secretario Pompeo reconoció los significativos avances de los operativos mexicanos, en cumplimiento con el acuerdo entre ambos países alcanzado el 7 de junio en Washington D.C.», informó la SRE en un comunicado.

Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Endirecto