Connect with us

Camara de Diputados

Miguel Ángel Rivera – CLASE POLÍTICA: De ninguna manera para atrás o abajo

         Con todo y lo disminuido de su partido, el próximo presidente del PRI podrá hacer campaña de casi cuatro años de duración, periodo que tal vez no sea suficiente para cumplir la doble misión de reorganizar a un instituto político al que sus rivales dan por muerto y convertirse al mismo tiempo en un candidato contendiente con posibilidades de victoria en el 2024.

         Las normas del que fuera partido casi invencible y los más recientes acuerdos de su Consejo Político Nacional (CPN) para acotar el proceso de elección de los dirigentes que reemplazarán a Claudia Ruiz Massieu y Arturo Zamora Jiménez establecen con claridad que la presidencia del partido no debe ser plataforma para construir una candidatura presidencial.

         En aras de consolidar una democracia interna que casi permanentemente ha sido ajena al partido y de consolidar una unidad que es apenas una declaración de buenas intenciones, suena muy bien evitar que, desde ahora, una corriente interna se “agandalle” la candidatura presidencial.

         Sin embargo, una limitación semejante resulta antinatural para quienes han dedicado la vida entera a la política y la administración pública. Para todo el que se dedica a la política, la meta más alta es gobernar a su nación.

         Tal vez al momento en que se abra el registro de candidatos a la presidencia y la secretaría general del PRI cambie radicalmente el panorama, pero hasta ahora, son cuatro figuras destacadas las que tienen posibilidades de llegar a la oficina principal del edificio de Insurgentes Norte, en la Ciudad de México.

         En sondeos informales, la mayor parte de quienes todavía se reconocen como priistas, dicen que los dos aspirantes con mayores posibilidades son el actual gobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas (popularmente conocido como “Alito”) y el ex rector y ex secretario de Salud José Narro Robles.

         A ninguno de los dos – en particular a quien resulte ganador – se le puede negar la posibilidad de convertirse, en su momento, en candidato presidencial. De hecho, Narro Robles ya fue considerado precandidato en el proceso en que al final, el “gran elector” del partido, el presidente de la República, se inclinó por un candidato externo, el ex secretario de Hacienda José Antonio Meade.

         En lo que respeta a Moreno Cárdenas, para quien ya ha sido gobernador estatal, el siguiente paso en la escala de ascenso es la Presidencia de la República, no el Senado ni la Cámara de Diputados; tampoco una secretaría de Estado, pues esos nombramiento dependen de la voluntad de quien resulte triunfador en la carrera presidencial, previsiblemente el candidato de un partido rival del tricolor.

         En la misma situación están los aspirantes considerados en segunda línea, los ex gobernadores de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco, y de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, quienes seguramente  desean seguir una carrera ascendente, no hacia los lados ni mucho menos hacia abajo o atrás.

         De cualquier forma, luego de la reunión del CPN efectuada el lunes por la noche, la Comisión Nacional de Procesos Internos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) expidió la convocatoria para elegir la directiva para el periodo 2019-2023 y confirmó que el método será votación directa de la militancia, el 11 de agosto próximo.

         Dicha convocatoria establece que ayer martes 11 se debió dar a conocer el Manual de Organización; el venidero sábado 22 será el registro de las candidaturas. Las eventuales protestas serán revisadas por la mencionada Comisión de Procesos Internos del domingo 23 al lunes 24.

         También, se determinó que el tope del gasto de campaña será de poco más de cuatro millones de pesos, equivalente al uno por ciento del monto autorizado por el Instituto Nacional Electoral (INE) en las recientes elecciones constitucionales a quienes aspiraban a ser gobernador de un estado.

El martes 25 se entregarán las constancias de registro a los candidatos que llenen los requisitos, quienes podrán iniciar al día siguiente el proselitismo interno, el cual deberá concluir el 9 de agosto.

         El cómputo nacional de las votaciones, la declaración de validez de la elección y la entrega de la constancia de mayoría será el 14 de agosto próximo.

         La convocatoria obliga a los aspirantes a participar en dos debates: el primero el 17 de julio y el segundo, el 7 de agosto.

         Quienes resulten electos rendirán protesta el 18 de agosto próximo.

         La Cosecha

         Por cierto, Moreno Cárdena de hecho se despidió de su pueblo el lunes pasado, con la inauguración del puente La Unidad, que va de Isla del Carmen a la parte continental de Campeche, con una extensión de 3.2 kilómetros sobre el mar, que le convierte en el segundo más largo de México y el quinto de Latinoamérica. En representación del presidente López Obrador asistió el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriu,

         La obra, que se inició durante el sexenio del ex presidente Enrique Peña Nieto, tuvo un costo de casi dos mil millones de pesos y reemplazará a un puente paralelo con graves deficiencias en su estructura.

         “Este gran puente es palabra cumplida; a Carmen y a Campeche se le cumple, ¡porque se le cumple!”, afirmó el mandatario estatal, al recordar que era una obra pendiente y que con su puesta en marcha se está demostrando que existe no solo la firme determinación para impulsar el crecimiento y el desarrollo, sino que no hay límites para los campechanos.
Recordó que “las aves de mal agüero” una vez más se volvieron a equivocar cuando decían que se iba a caer el viejo puente antes de concluir el nuevo y recordó que, debido a que el estado no recibió durante 12 años el respaldo del Gobierno de la República para construir esa magna obra, desde el primer día de su gestión se propuso realizarla a como diera lugar e imponiéndose un tiempo récord, que llevó 24 meses y 19 días, y para lo cual contó con el apoyo del ex presidente Peña Nieto para iniciarla y del actual titular del Poder Ejecutivo Federal, López Obrador, para terminarla y ponerla en servicio.

         Aunque López Obrador no le concede gran valor a las estimaciones de las empresas calificadoras internacionales, el

jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, aseguró es una obligación que atender Petróleos Mexicanos (PEMEX), pero estimó que para ello se necesita la inversión privada.

         Al participar en la Reunión Nacional de Consejeros Regionales de BBVA, Romo comentó que se calcula que el sector hidrocarburos en México podría necesitar entre 25 y 30 millones de dólares de manera anual.

         “PEMEX es una obligación, no es un deber, queremos un PEMEX más productivo, con menos corrupción, más eficaz, pero PEMEX, en nuestra opinión (es un debate al interior) no puede solo, tenemos un rezago de muchos años, por eso es que necesitamos de inversión privada”, añadió el funcionario y empresario.

         Por su parte, gobernador del Banco de México (BANXICO), Alejandro Díaz de León, advirtió en la misma reunión que las recientes reducciones en las calificaciones y perspectivas crediticias del país y de PEMEX son un factor de riesgo que debe atenderse para no generar mayor preocupación.

         El titular de la Banco Central destacó que en episodios anteriores ya han ocurrido estos ajustes en las calificaciones, a las cuales se ha sabido hacer frente, por lo cual insistió en la conveniencia de atender las recientes acciones de Fitch y Moody’s.

         El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, que ha sido convocado por el Senado para que detalle los recientes acuerdos con los Estados Unidos, informó que a partir de ayer, martes, empezaría el despliegue de los elementos de la Guardia Nacional en la frontera sur de México, para respaldar las acciones que realicen las autoridades de migración.

         A su vez, la titular de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), Olga Sánchez Cordero, reafirmó que la labor de la Guardia Nacional (GN) en la frontera sur de México no será para frenar el flujo migratorio, sino para regularlo.

         “Que quede claro, no es una Border Patrol (Patrulla Fronteriza)”, expresó y añadió que “la Guardia Nacional se hizo también para la seguridad nacional y la entrada de migrantes irregulares es parte de nuestra seguridad nacional, por eso queremos una migración ordenada y segura.

Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Endirecto