Connect with us

Columnistas

Miguel Ángel Rivera – CLASE POLITICA: Dos escándalos arruinaron el trabajo de legisladores

Published

on

Miguel Ángel Rivera. – Importantes asuntos que se trataron ayer en las primeras sesiones de las cámaras de Diputados y de Senadores quedaron relegadas a segundo término, al menos en términos mediáticos, por los abusos y radicalismos de dos políticos a los que rodea el escándalo: el senador y gobernador de Chiapas (al mismo tiempo), Manuel Velasco Coello, y el diputado Gerardo Fernández Noroña.

En la Cámara de Diputados, el experimentado luchador de izquierda Pablo Gómez presentó por tercera o cuarta ocasión en su larga trayectoria como legislador una iniciativa para eliminar el fuero a los propios legisladores y a todos los funcionarios públicos de alto nivel.

Pocas ocasiones una propuesta de reformas a la ley resulta tan oportuna. Allí mismo, en el salón de sesiones de San Lázaro, estaba uno de los destinatarios de la nueva norma:  el diputado Gerardo Fernández Noroña, quien adquirió fama pública a base de escándalos, entre los cuales está una violación al recinto legislativo, al tratar de ingresar montado a caballo.

Un día antes, el lunes 3, Fernández Noroña, valido de su fuero constitucional, intentó introducirse a la ceremonia en donde el presidente Enrique Peña Nieto dio un mensaje con motivo de su sexto informe de gobierno. Como no estaba invitado, el Estado Mayor Presidencial le impidió el paso, a lo cual el legislador reaccionó, como acostumbra, con furia que enfiló contra los presidentes de las dos cámaras del Congreso de la Unión, Porfirio Muñoz Ledo, de los diputados, y Martí Batres, del Senado, que se supone son sus correligionarios, aunque todavía no se sabe bien a bien si Fernández Noroña forma parte de MORENA o del PT.

Fernández Noroña llevó su furia a la sesión de ayer de la Cámara de Diputados, en donde increpó nuevamente a Muñoz Ledo, quien no se intimidó y, con el respaldo de la asamblea, le negó el uso de la palabra. Además, los otros legisladores le hicieron entender que el fuero no es para protegerlo de las consecuencias de sus constantes escándalos. Muñoz Ledo lo calificó de “golpeador”.

En el Senado, el también vilipendiado un día antes Martí Batres dejó su sitio en la Presidencia para presentar una iniciativa que, de resultar aprobada, significará un gran cambio para todo el país: un reforma al artículo 3 de la Constitución a fin de que el Estado -Federación, estados, Ciudad de México y municipios – esté obligado a proporcionar educación profesional a todos los jóvenes que lo soliciten.

“Para desarrollarse como una potencia, México debe expandir su sistema de educación superior”, aseguró Martí al presentar la primera de 12 iniciativas de reformas legales que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, dijo que MORENA presentaría ante el Congreso de la Unión.

Martí disfrutó realmente el momento, pues casi de inmediato, representantes de casi todas las fracciones parlamentarias expresaron su respaldo a la iniciativa y solicitaron que sus nombres se sumaran a favor de esa propuesta.

Así como disfrutó lo bueno de su cargo, Martí tuvo que cumplir con la vieja sentencia de la picaresca que sostiene que para ser político se requiere aprender a “comer sapos y sin hacer gestos”. En su descargo vale decir que lo mismo tuvieron que hacer casi todos los senadores de MORENA.

Ese mal momento se lo deben al senador y gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, quien realizó una serie de maniobras que lindan con lo ilegal para poder tener ese doble cargo, aunque muchos juristas insisten en que es anticonstitucional tener dos cargos de elección popular a la vez.

Velasco Coello, miembro destacado del PVEM, gozó al principio del sexenio de un gran respaldo del PRI y del presidente Enrique Peña Nieto. A mediados de su gobierno empezó a marcar distancia respecto del tricolor, al grado que operó para que el Verde arrollara en las elecciones y dejara a los priistas con las manos vacías. El cambio culminó en la reciente campaña presidencial, donde el gobernante chiapaneco apareció como muy cercano al ahora presidente electo, López Obrador, y se dice que fue de los promotores del “divorcio” recién anunciado del PVEM y PRI.

En lo personal, Velasco promovió reformas a la Constitución de su estado que le permitieron postularse para senador. En resumen, pidió licencia a los diputados locales para dejar el gobierno estatal unos cuantos días, suficientes para rendir protesta como senador. Ayer solicitó licencia en el Senado para regresar a Chiapas y quedar al

frente de gobierno hasta que concluya su periodo, el 7 de diciembre. Claro, tiene reservado su escaño para ocuparlo hasta 2024.

La casi ilegal maniobra resultó evidente, por lo cual, en primera instancia, la mayoría de los senadores le negó a Velasco la licencia.

Lo sorprendente fue que, contra toda práctica parlamentaria, la directiva del Senado que encabeza Martí, aceptó que el caso se pusiera a discusión por segunda vez en la misma sesión.  Fueron horas de debate, pero al final se aprobó la licencia al senador-gobernador.

Para muchos analistas fue una pésima presentación de la mayoría de MORENA, pues el cambio de opinión se atribuye a “la línea”, práctica que los ahora “morenos” siempre reprocharon al PRI y al PAN.

Por cierto, como curiosidad, vale mencionar que a pesar de la licencia que se le concedió, el nombre de Velasco Coello apareció ayer mismo en varios documentos oficiales del Senado como coordinador de la fracción parlamentaria del PVEM.

La Cosecha

En la que resultó muy larga sesión, el Senado aprobó el plan de austeridad previamente sancionado por la Junta de Coordinación Política, presidida por el coordinador de la bancada de MORENA, el ex gobernador de Zacatecas Ricardo Monreal, quien además confirmó que en reunión de ese órgano de gobierno se revisará la organización interna a partir de esa idea de reducir gastos.

Monreal indicó que, definitivamente, ya no habrá 64 comisiones, como sucedió en la pasada Legislatura, sino sólo 42. “Partimos de un análisis serio y creemos que se reducen de 64 a 42, y se eliminan todas las especiales. Encuadrando este número podemos hacer un trabajo eficaz”, comentó.

Lo que podría generar protestas es que, en su condición de grupo mayoritario, MORENA pretende reservarse la presidencia de 20 de las comisiones. En lo interno no habrá problemas, pues Monreal aseguró que se mantendrá la paridad de género, es decir, diez para hombres y diez para mujeres.

El secretario de Desarrollo Social, Eviel Pérez Magaña, es de los pocos funcionarios del gobierno saliente que están concientes de que su responsabilidad todavía no termina y sigue adelante con los programas de beneficio social.

Durante una gira por su estado natal, el funcionario afirmó que la niñez mexicana ha sido prioridad de la política social en la administración encabezada por el presidente Peña Nieto.

“Todo lo que hoy se invierta en ella se convertirá mañana en desarrollo, cohesión social y prosperidad. Esa es la razón por la cual el gobierno de la República concentra tantos recursos y políticas públicas en favor de la infancia: cuidados en los primeros años, nutrición para que crezcan sanos y fuertes, campañas de vacunación, becas y protección contra la orfandad”, dijo

Advertisement

Copyright © 2017 Endirecto