Connect with us

Carlos Ramírez

Semana 4: AMLO, atrapado en su triunfalismo; contra Anaya por Meade

Published

on

Carlos Ramírez
1.- El debate comenzó el péndulo negativo de Andrés Manuel López Obrador. Era obvio, a pesar de que se escribió que los debates por televisión eran negativos al tabasqueño no sólo por su impericia en el manejo de medios en pantalla, sino por su arrogancia de sentirse imbatible. De nueva cuenta no se preparó y resultó dañado.
2.- López Obrador es un seductor de masas militantes favorables y ante ellas tiene la habilidad para encender pasiones, victimizarse y manejar estados de ánimo. Pero en el debate descuidó la imagen personal, nunca ha entendido que en la pantalla chica dice a veces más la imagen que las palabras y se olvidó que las cámaras graban todo, hasta su salida furtiva, solitaria, cabizbaja, el pelo cano brilloso, envejecido.
3.- Ricardo Anaya, en cambio, supo capitalizar su imagen, su verbo, su rostro, su juventud. Margarita Zavala de Calderón se vio histriónica, de atril de media training (método de entrenamiento) sin procesar en el traslado de ejercicios a la realidad. El Bronco capitalizó su rancherismo y Meade… siguió sin encontrar su espacio.
4.- Algo le pasa al PRI y a Meade. Luego de críticas del presidente Peña Nieto contra su propia estrategia de seguridad –sonó como a autorización a que el candidato del PRI usara esa línea discursiva–, Meade se colgó del tema para deslizar con miedo que habría cambio de políticas de seguridad. Sin embargo, el mensaje se perdió en la tibieza. Lo mismo ocurrió con la afirmación contundente de Meade de que en su gobierno “no habrá estafas maestras”, pero se quedó en una frase perdida porque el PRI, Meade y Los Pinos como que tuvieron miedo a proyectarla, quizá porque hubiera llevado a exigir castigo a los altos funcionarios involucrados en esa denuncia de corrupción escandalosa.
5.- Los primeros días de la semana 4 hubo análisis que sugirieron que la alianza PRI-PGR-Pinos podría buscar contactos con el panista-perredista Ricardo Anaya porque el candidato oficial definitivamente no crecería, pero de nueva cuenta soltaron desde la PGR más líneas de investigación contra Anaya.
6.- En algunos círculos políticos comenzaron a hacerse algunas corridas exploratorias respecto a que la posibilidad o no de que la anulación judicial de Anaya pudiera llevarle votos al PRI, pero los primeros indicios volvieron a reconfirmar que el voto por Anaya y López Obrador es de repudio al PRI y de castigo al presidente Peña Nieto: si revientan a Anaya no habría un reacomodo de votos al PRI.
7.- El grado de nerviosismo de López Obrador se comprueba por su triunfalismo discursivo: luego de un video mal asimilado en las redes diciendo que había ganado el debate, pero en medio de una avalancha de videos, memes de su derrota, percepciones, encuestas favorables a Anaya, el tabasqueño dijo que por el debate había subido su tendencia de votos de 42% a 52% y que llegaría a 74% el primero de julio.
8.- El rumor de la semana 4: López Obrador no asistirá al segundo debate y se hará la víctima.
Política para dummies: En política todo se vale, menos lo que se vale.
Si yo fuera Maquiavelo: “En toda ciudad se encuentran estas dos fuerzas contrarias (el pueblo y los nobles), una de las cuales lucha por mandar y oprimir a la otra que no quiere ser mandada ni oprimida. Y del choque surge o el principado o la libertad o la licencia”.
Sólo para sus ojos:
·             Recuerde revisar todos los días el sitio www.seguridadydefensa.mx para enterarse de los juegos geopolíticos de poder.
·             A partir de la próxima semana los sectores que saldrían afectados con el populismo de López Obrador saldrán a los medios a fijar el sentimiento de temor. El tabasqueño sólo se concretará a denunciar esa presión, pero no variará su enfoque social a la venezolana.
·             Más que preocupante la ola de seguridad. Ya no se trata de la dinámica criminal, sino de un aumento en el activismo de los grupos delincuenciales. Periodistas, sacerdotes, políticos y jóvenes son apabullados con actos criminales, ante la ineficacia de las autoridades. De nada sirve que atrapen a criminales después de sus actos de violencia, porque la sociedad quiere que se eviten.
·             Los candidatos dejaron pasar la oportunidad de fijar sus propuestas en el primer debate, Por lo pronto, la de amnistía de López Obrador fue aplastada en el debate y después. Pero nada se supo de lo que harían Anaya o Meade. Tan hubo vacío, que muchos electores aceptaron la propuesta de El Bronco de cortarle las manos a los delincuentes.
·             Famosas últimas palabras: “¡Qué les paguen!”, grito de la afición del equipo de futbol de las Chivas del Guadalajara porque ganaron la Copa de la Concachampions pero les siguen debiendo salarios.
@carlosramirezh
Continue Reading
Advertisement

Facebook

Copyright © 2017 Endirecto