Connect with us

Economía

La Industria Aeroespacial de México visualiza nuevas alturas

Published

on

Con procesos de manufacturas avanzadas ya establecidos y planes en marcha para aumentar la capacidad de producción, la industria de aviación de México está en una posición privilegiada para atender la creciente demanda regional de nuevos aeroplanos, indica Oxford Business Group (OBG), firma editorial de investigación y consultoría.

Se espera que la industria aeroespacial en México crezca un 11% este año, de acuerdo con la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial FEMIA, gracias a la mayor demanda de aeroplanos tanto de carga como de pasajeros.

Ambos gigantes de la industria, Airbus y Boeing, subrayan esta apreciación con proyecciones optimistas para la región este año, colocando la demanda de nuevas unidades en 2,570 y 3,000 aeroplanos respectivamente para los próximos 18-19 años, como resultado de un crecimiento sostenido en el tráfico de pasajeros y una creciente competencia entre las aerolíneas. Ambos fabricantes estimaron el valor del mercado latinoamericano en unos 350 mil millones de dólares.

Rafael Alonso, presidente de Airbus Latinoamérica y Caribe, comentó a principios de este año que la flota de pasajeros y carga se esperaba que excediera las 3,000 unidades en los próximos 20 años, duplicando el tamaño de la flota actualmente en operación.

I&D lista para ampliar su ámbito de acción

La industria aeroespacial está lista para sacar provecho de la demanda creciente, habiéndose concentrado durante los últimos años en ampliar la base de la industria e intensificar el rol tanto de la investigación y desarrollo (I&D) como el de diseño.

Actualmente la mayoría de las empresas, un 80%, se basan en fabricación, y el 20% restante están enfocadas en el diseño, ingeniería y/o servicios de mantenimiento, reparación y revisión (MRR).

Según los datos oficiales, en 2015 el sector abarcaba unas 320 empresas y organizaciones de manufactura, que iban desde facilidades para hacer MRR y escuelas técnicas, hasta centros de investigación y proveedores de servicios.

La fabricación se mueve un nivel hacia arriba con Industria 4.0

El esfuerzo para expandir la I&D tiene como eje central la introducción del concepto de fabricación avanzada, también conocido como Industria 4.0. Enfocada en la integración horizontal y vertical, el objetivo de la Industria 4.0 es optimizar los procesos e incrementar la eficiencia, mientras se reducen los costos de fabricación.

Dentro del sector aeroespacial, Industria 4.0 permite la generación de modelos digitales integrales, que pueden ser utilizados para hacer pruebas e identificar debilidades bajo condiciones de presión, como por ejemplo corrosión, lo que permite hacer las rectificaciones pertinentes de ser necesario antes de invertir en prototipos. Si este proceso es utilizado en un avión de 300 millones de dólares, se puede ahorrar como mínimo esa misma cantidad eliminando la necesidad de fabricar prototipos para las pruebas.

Las empresas extranjeras ya están invirtiendo en prácticas de Industria 4.0 en México. En enero, la multinacional estadounidense Honeywell abrió un nuevo centro de I&D en Ciudad de México, para desarrollar soluciones tecnológicas para las industrias aeroespacial y automotriz.

Craig Breese, presidente de Honeywell Latinoamérica, le comenta a OBG: “El concepto de Industria 4.0 pasó a ser muy relevante en el sector aeroespacial de México. Cada uno de los eslabones de la cadena de valor está en vías de formar parte de un entramado altamente interconectado entre las partes, sistemas y procesos de la industria.”

Mientras tanto el Grupo Safran, fabricante de motores francés, está construyendo una planta en Querétaro que producirá partes para el motor CFM LEAP, lo cual requerirá instalaciones con la tecnología más avanzada en materia de manufactura.

Se anticipa un enfoque más centrado en el capital humano

El mapa de ruta tecnológico para manufactura avanzada de ProMéxico identifica el talento humano como el reto clave para una exitosa integración.

Con el fin de abordar los requerimientos educativos, hay un número de instituciones que están instalando centros de investigación dedicados a la manufactura avanzada y al sector aeroespacial. Entre estas facilidades se encuentran: Instituto Tecnológico de Monterrey y su Centro de Innovación en Manufactura Avanzada; el Centro de Investigación e Innovación en Ingeniería Aeronáutica (CIIIA), de la Universidad Autónoma de Nuevo León; y el Centro de Entrenamiento y Certificación en Manufactura Avanzada de la Universidad Tecnológica de Aguascalientes, el cuál fue publicitado recientemente.

La base de mano de obra calificada será también fortalecida en los próximos años, dada la cooperación entre la industria y la academia, de acuerdo con Juan Carlos Corral Martín, presidente del Consejo Directivo de Aeroclúster de Querétaro y Director General de Industria de Turbo Propulsores.

“La industria aeroespacial ha desarrollado un gran atractivo para los recién graduados, debido a que los salarios son más altos que el promedio”, dijo a OBG. “El uso de las mejores tecnologías disponibles dentro del sector también contribuyó a atraer trabajadores altamente calificados.”

Corral afirma que universidades tales como la Universidad Aeronáutica en Querétaro, UNAQ, están promoviendo un gran trabajo en esta área. “La UNAQ está teniendo éxito en la integración entre las compañías privadas y las universidades”, señaló.

Caso Bombardier podría empañar el corto plazo

Aun cuando las perspectivas para el sector aeroespacial lucen prometedoras, la reciente decisión de las autoridades estadounidenses contra Bombardier –el fabricante basado en Canadá–, podría nublar el horizonte de la industria en el corto plazo.

El 26 de septiembre de 2017 el Departamento de Comercio de los Estados Unidos decidió imponer un arancel de 219% a todas las importaciones de aviación de Bombardier, alegando que dicha empresa recibió beneficios del Estado de Canadá que le dan una ventaja desleal.

Dado que las operaciones mexicanas de Bombardier, centradas en Querétaro, están dirigidas en su mayoría al mercado estadounidense, dicho arancel podría afectar tanto a la compañía como a sus suplidores.

Cualquier impacto que el fallo del Departamento de Comercio tenga sobre el contrato de 6 mil millones de dólares que tiene la aerolínea estadounidense Delta Airlines con Bombardier para obtener sus aviones de fuselaje angosto Serie C, podría tener repercusiones para México, que fabrica componentes para ese proyecto.

La decisión podría también suscitar preocupación entre otros fabricantes y operadores de la industria en México, que también sirven el mercado estadounidense.

Advertisement

Copyright © 2017 Endirecto