Va Mancera por el PRD; ¿fin del nonato frente?


Roberto Vizcaíno

Con José Antonio Meade que en apenas una semana alcanzó la velocidad del sonido en su búsqueda para ser ratificado como candidato presidencial del PRI y aliados, y con Andrés Manuel López Obrador que ya lleva una delantera de recorridos de cerca de 18 años, a los líderes perredistas les ganó el ansia y ayer se fueron en cargada a destapar como su abanderado a Miguel Ángel Mancera.

La senadora Alejandra Barrales, que estuvo en ese acto en los salones del Gobierno de la CDMX junto a Beatriz Mújica y los gobernadores Graco Ramírez y Silvano Urioles (Arturo Núñez no alcanzó a llegar, pero envió su apoyo en un twitt), afirmó que el destape del jefe de gobierno no se contrapone al avance del Frente Ciudadano, por más que en los hechos eso parezca su muerte.

Con este lance Aureoles declina finalmente en favor de Mancera:

“Porque el futuro del país es más importante que las aspiraciones personales, en el PRD cerramos filas en favor del Frente Ciudadano por México y ponemos sobre la mesa una sola propuesta para encabezar este esfuerzo”, aclaró.

Evidentemente rebasados por las triquiñuelas y engaños en que los ha metido Ricardo Anaya para lanzar ya a un precandidato presidencial del Frente Ciudadano, los dirigentes perredistas decidieron no esperar más.

Su candidato desde ayer es Miguel Ángel Mancera. Así de fácil y sencillo. Y si Anaya quiere seguir regando su florecita dentro del Frente, pues que la siga regando.  

Con este apoyo Mancera se separará del cargo este fin de semana para iniciar un recorrido por el país en un intento demorado para alcanzar a Meade y a AMLO.

Junto con Mancera también se va de la dirigencia del sol azteca Alejandra Barrales, a quien el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le ordenó ya no demorar su salida, y dejar el sitio a otro.

Y ese otro podría ser –está ya demasiado cantado- Juan Zepeda, excandidato a la gubernatura del Estado de México, quien ha expresado su apoyo a Mancera y a que el PRD ya deje de lado su participación en el Frente.

Es así que todo dentro del PRD se alinea para abandonar la fallida experiencia del nonato Frente Ciudadano e ir por la ruta abierta de una candidatura propia de partido.

Esta decisión no es un acelere de los dirigentes perredistas, sino la respuesta lógica a una serie de advertencias:

       La primera fue sin duda la de sus ideologías opuestas, ya que el PAN tiene objetivos absolutamente contrarios a los del PRD.

       La segunda, surge de la obvia, inocultable aspiración de Ricardo Anaya a obtener una candidatura presidencial no testimonial, sino con opciones reales de triunfo.

       La tercera, y por demás fuerte advertencia, surge del perfil propio de Anaya, quien ha escalado posiciones a través de la traición y la manipulación de situaciones, lo cual lo convierte en el peor de los aliados.

       La cuarta, la configura el escenario de una guerra entre Anaya de un lado, y el PRI y el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto por el otro, lo que amenaza con jalar a quien resulte candidato del Frente a un escenario de una guerra sucia sin precedentes en el cual habría muy pocas posibilidades de ganar.

       La quinta advertencia, definitiva, es la contienda interna que trae Anaya con un importante número de los senadores –entre quienes figuran Ernesto Cordero, Roberto Gil Zuarth, Javier Lozano, Salvador Vega y Jorge Luis Lavalle- y diputados, pero especialmente con gobernadores del PAN, y otros muchos cuadros y personajes importantes, entre otros los expresidentes Felipe Calderón y Fox.

       Otra advertencia surge del hecho de que existen avisos de que otros panistas podrían seguir el camino de Margarita Zavala y de Luege Tamargo, e irse del PAN si Anaya obtiene finalmente la candidatura del Frente.

       En la pasada semana quedó por demás claro que existe un importante número de gobernadores panistas, si no es que todos, apoyan a José Antonio Meade, ahora candidato presidencial del PRI y Verde Ecologista, a quien la mayoría conocieron en septiembre y octubre pasados por la intermediación del presidente del Senado, del exsecretario de Hacienda Ernesto Cordero. El pretexto de este acercamiento y creación de acuerdos, fue la negociación del Presupuesto de Egresos, del que todos querían y necesitaban una parte. A partir de eso Meade –dicen-, cautivó a prácticamente todos ellos.

       La quinta advertencia de que el Frente no tiene ningún futuro es la renuncia del alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro quien rechazó a ir como candidato del Frente y sólo va por Movimiento Ciudadano.

       Una más, es la renuncia del expresidente de la Cámara de Diputados, del panista Javier Bolaños quien ya dejó a un lado al Frente y lanzó su candidatura al gobierno de Morelos sólo por el PAN.

       La última y más poderosa advertencia es que todos los perredistas y panistas y los de fuera saben que Anaya está alargando la decisión de lanzar candidato del Frente, para cansar a todos y quedar sólo él. Bajo el pretexto de que el Frente no puede realizar una consulta abierta, porque permitiría la intromisión de los priístas y del Gobierno en la elección del abanderado del Frente, Anaya quiere meter al proceso de selección en un esquema de debates entre aspirantes y de encuestas porque sabe que con el uso de los millones de spots que le dio el INE durante 2017, él se posicionó fuertemente en todo el país. Y nadie niega que tiene una gran capacidad de oratoria y debate. A eso juega…

VA MANCERA

Es por todo ello y mucho más que Jesús Zambrano y Jesús Ortega que encabezan Nueva Izquierda y quienes junto a Héctor Bautista, líder de la corriente Alternativa Democrática Nacional, ADN, representan quizá entre el 80 y 90 % de las estructuras y directivas del PRD, se unieron ayer a los gobernadores de Tabasco Arturo Núñez; de Morelos, Graco Ramírez y de Michoacán, Silvano Aureoles para destapar a Mancera.

Ah!, en el grupo estuvo también Guadalupe Acosta Naranjo, ex miembros de Nueva Izquierda y dirigente ahora de Los Galileos.

El mensaje lanzado ayer por todos ellos es directo: “¡Ricardo Anaya ya nos hartaste!, -eufemismo de: ¡Ya nos tienes hasta la madre!-… o el Frente lanza al Jefe de Gobierno de la CDMX como su candidato presidencial, o se va por el PRD. ¿Cómo la ves?”.

AMLO ENTRÓ EN PÁNICO

Para Enrique Ochoa Reza, líder nacional del PRI la propuesta de Andrés Manuel López Obrador para darles amnistía a capos del narco y de la delincuencia organizada, no es más que un reflejo de que ha entrado en pánico al ver el rápido posicionamiento de José Antonio Meade como candidato del PRI.

Consideró como locura lo de la amnistía lopezobradorista a los malos cuando la historia, la experiencia y la recomendación sensata de los expertos es justamente lo contrario: ir a fondo contra ellos.

Darles impunidad a los capos, dijo, sería alentar a que muchos siguieran los pasos de los delincuentes porque sabrían que pasado un tiempo de una carrera delincuencial, tendrían como alternativa el perdón.

Recordó que la propuesta del ahora candidato presidencial del tricolor José Antonio Meade es ir contra la delincuencia y colocar al gobierno al lado de las víctimas. Lo contrario que dice hará AMLO.

“La verdad, no tengo idea de lo que López Obrador traiga en la cabeza. Me suena a una declaración completamente equivocada y, ciertamente, López Obrador ha entrado en pánico a partir de que Pepe Meade es nuestro precandidato, y se ha visto cayendo en las encuestas.

“Esta reacción es desorbitada, es disparada, pero así ha estado López Obrador en la última semana…”

..rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa

Comments 0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Va Mancera por el PRD; ¿fin del nonato frente?

log in

Become a part of our community!

reset password

Back to
log in