Análisis a Fondo/ Entre Trump y Peña, dos fascismos distantes


Por Francisco Gómez Maza

·        Se manifiestan inocentes e intelectuales por cuales

 ·        Entre la simulación de Los Agachados del maestro Ríus

 Este material, escrito o redactado, o imasginado al mediodía del domingo 12 de febrero, hora en que deberían de estar iniciándose sendas manifestaciones antitrumpianas, aunque una organizada por el grito de los inocentes, en contraposición con El Silencio de los Inocentes o El Silencio de los Corderos, dirigida por Jonathan Demme, promoviendo unidad con el presidente Enrique Peña Nieto, y la otra, organizada por los intelectuales tales por cuales, la mayoría de ellos orgánicos, también contra el fascismo trumpiano, pero que dijeron que no era en apoyo a Peña Nieto, prometieron dejar un sabor de boca a simulación, como todo lo que se hace en México desde las esferas de las clases dominantes y de las intelectualoides.

Comprendo que en las esferas populares en apariencia hay indignación por la política extremadamente agresiva del nuevo inquilimo, per las mayorías no tienen medios que les informen porque apenas traen los oídos tapados con audífonos que les envían griteríos locos, pero menos información verdadera. Y las clases medias de todos los niveles, bajas, medias, altas, dicen estar indignadas con Trump pero no les parece lógico boicotear a los negocios estadounidense como por ejemplo Sams o Walmart, y menos las marcas de vehículos o los viajecitos de fin de semana a Beberlly Hills o a Nueva York a hacer el super o a comprar en las tiendas de lujo. Y ahora vienen con manifestaciones sin sentido que el lunes serán olvidadas y el próximo viernes volverán a tomar el vuelo hacia territorio trumpiano.

Duele reconocerlo, pero los mexicanos somos iguales, que Los Agachados de Ríus, del maestro Ríus, el comiquero michoacano que hizo época y enseño a varias generaciones de mexicanos a tomar conciencia y a intentar ser congruentes, pero parece que los mexicanos somos más pentontos, como decía Kikito Ni Pongo, porque nos dejamos esquilmar por los gringos. Muchos intelectuales fueron a su marcha  – creo que la llamaron con una expresión tuitera #vibramexico convencidos de protestar por la política fascista, antimexicana, de Donald y se cuidaron de ensalzar a Peña Nieto, que es tan antimexicano como el anciano del color zanahoria, aunque le de coraje a él y a sus fans acusarlo de antimexicano. Hay muchísimos hechos que lo comprueban. Para empezar, desprecia a las mayorías de prietos como él porque visten con ropas corrientísimas, son sucios, no se bañan, apestan a león y viajan en el metro o en el transporte público, y no en helicóptero como la preciosa clase política cuyos voceros son medios extranjeros como la revista española Hola en donde una plana se paga en oro y con recursos del Erario.-

La clase política mexicana, la que está en el poder y no poder, jodiendo todos los días a los mexicanos, más recientemente con los gasolinazos, sólo simula indignación ante Trump, pero negocia por debajo de la mesa. Van a terminar pagando la construcción de un muro vergonzante, indignante en contra de la prietada que ve en EU el sueño de su vida, porque en México, los de la clase en el poder, en vez de emplear los dineros recabados por los impuestos fiscales, y los multimillonarios derechos que paga Pemex para crear fuentes de empleo, impulsa al desempleo, la pobreza, la miseria y el hambre, y permite sueldos de hambre para los aproximadamente 40 millones de mexicanos que dizque tienen empleo. Por eso se van a los United. Pero ahora los están corriendo porque al señor del tupé o peluca dorada o blanca no le gustan porque dice que le roban los puestos de trabajo a los ciudadanos del otrora vecino distante y ahora enemigo, y verdadero enemigo, al estilo de Adolf Hitler y el pueblo judío y sus simpatizantes.

Y les diré que no es que me guste escribir mal del gobierno o de Trump por odio. Mi discurso no es de odio. Es analítico. Y resulta crítico porque Peña Nieto no se deja ayudar ni por sus fans ni por sus críticos. El es un sabiondo a quien todo le sale mal. Y le está saliendo mal la agachonería frente a Donald, y a éste si le puedo decir, como le decía al principio, El payaso del tupé, aunque ya no está haciendo payasadas, sino que ha comenzado a pelearse también con el sistema judicial de su país y con los poderosos gobernantes demócratas como el de california, la sexta economía

analisisafondo@gmail.com

analisisafondo@gmx.com

www.analisisafondo.com

@AFDiario

@analisisafondo

Análisis a Fondo/ Entre Trump y Peña, dos fascismos distantes

log in

Become a part of our community!

reset password

Back to
log in